Comienzos

Dicen que los comienzos siempre son duros. Así fue cuando me convertí en mamá hace ya casi 15 meses. Mi pequeña nació prematura, con 35 semanas de gestación, y verla tan chiquitita y con problemas para agarrarse a mi teta marcaron unos comienzos difíciles. Pero también dicen que los bebés luchan con todas sus fuerzas por sobrevivir, y doy fe de que es así. 😉

Hace 2 días, cuando decidí crear este blog para plasmar todos los pensamientos y sentimientos que se me pasan por la mente y el corazón cada día, descubrí también que esto no es moco de pavo.  Con decir que no he empezado a escribir hasta hoy eligiendo el tema con el que quería que luciera mi blog… ¡Joder, no pensaba yo que esto del WordPress del que todo el mundo habla fuera tan completo!

Bueno, pues ya estamos aquí. Ahora solo hace falta sacar un ratito (casi) a diario para que esto no se convierta en uno de esos blogs inactivos que hay por la red. ¡Espero conseguirlo!