Nuestra primera vez en el parque de bolas

Parque de bolas

Fuente: Pixabay

La semana pasada llevé a Pegotito al parque de bolas. Fuimos con sus amiguitos del centro de salud (¡esta chica tiene mucha vida social!). Cuando era muy peque (a los 9 días de nacer, más o menos) empezamos a ir a un grupo de apoyo a la lactancia que organizaba mi matrona cada jueves, donde conocimos a otros bebes y sus mamis, con los que quedamos de vez en cuando. La verdad es que mola un montón verse a medida que el tiempo pasa. Ves cómo van creciendo los niños, a los que conoces casi desde que nacieron, y es muy especial. 🙂

Bueno, que me disperso… Que fuimos al parque de bolas y Pegoti se lo pasó genial. En cuanto llegó comenzó a abrir la boca poniendo cara de sorpresa y sonriendo de oreja a oreja.

En la zona de bebés pude estar con ella y con sus amigos y sus mamis jugando con las bolas y ayudándole a que se tirara por el tobogán. ¡Cómo disfrutaba! Yo me partía cuando se acercó a un amiguito suyo y comenzó a hablarle (en su idioma). ¡A saber lo que planeaban! 😉

Cuando regresamos a casa ella estaba súper feliz, así que volveremos pronto con papá, para que pueda ver cómo se lo pasa. La verdad es que son 3€ muy bien invertidos, ya que puedes estar todo el tiempo que quieras.

¿Sabéis lo que me hubiese gustado? Haberme metido dentro de la piscina de bolas, jeje. Es uno de mis sueños. 😉

¿A vuestros peques les gusta ir al parque de bolas?