Equipación básica para matronatación

En octubre, cuando Pegotito cumplió 2 años, decidimos que queríamos apuntarla a matronatación. Íbamos con algo de retraso, lo sé. Sobre todo porque es una práctica que recomiendan iniciar en torno a los 6 meses. Pero, sinceramente, se nos hacía harto complicado compaginar los horarios de la piscina con sus siestas (matutinas y vespertinas) y meriendas, así que lo fuimos retrasando. Hasta que nos lanzamos, literalmente, a la piscina. 😉

Por edad debería haber comenzado lo que se denomina “pre-escuela”. Pero como no había tenido mayor contacto con el agua más que en la bañera, sumado a los días de playa y piscina del verano (más de los primeros que de los segundos, puesto que sabéis que “No soy mujer de piscina”), dejaron que comenzara matronatación y que su papá se metiese con ella en el agua. Y, además, a mí me parecía muy pequeña todavía para dejarla sola en la piscina, en manos de un desconocido. Así que mi frase: “¡Ah, entonces nada! Ya buscaremos otra piscina…”, debió de convencerles de lo contrario. 😉

Como la cosa fue de un día para otro, tuvimos que buscar el equipamiento necesario para la nueva actividad, pues menos bañador y albornoz, no teníamos nada más. Así que nos fuimos a una de mis tiendas preferidas, que han contribuido a popularizar el deporte y hacerlo mucho más asequible… ¡Decathlon!

Por eso hoy hablaré de… ¡Tacháaaaaaaan!

Equipación básica para matronatación

1. Bañador

En nuestro caso, como os contaba, bañadores ya teníamos. En concreto 2, pero al final siempre usa el mismo: lo lavo todas las semanas y para la siguiente ya lo tiene listo para las zambullidas. Y una cosa que nos ahorramos, oye. 😉

2. Pañales de agua

Pañales de agua para bebés para matronatación

Fuente: Decathlon.es

¿Y dónde compro yo ahora pañales de agua, en pleno mes de octubre, sin desplazarme hasta una gran superficie?, me dije a mí misma. Porque si decides apuntar a tu hijo a matronatación en pleno mes de junio, los supermercados están llenos de estas moderneces, pero si no…

Claro que, me puse como unas castañuelas cuando los vi en la estantería de Decathlon. 😉 Paquete de 12 por 6,95€. Quizás los encuentres más baratos, no digo que no.

Consejo: no se lo pongas en casa. El pis se sale… :O Mejor en el vestuario, unos minutos antes de meterse en el agua. ¿Significa eso que la piscina está llena de orina de niños? Sí, literalmente. Estos pañales están concebidos para que los mojones no comiencen a flotar en el agua, rollo patitos de goma. Todo lo demás aflora al exterior. 😉

3. Albornoz o toalla

Para un niño de 2 años, que camina y corre sin dificultad, considero mucho más práctico un albornoz. Así puede moverse a sus anchas desde que sale de la piscina hasta que llega al vestuario.

Pegotito heredó el de una prima suya, que en 2 semanas ha dejado de valerle. ¡Menudo estirón! 😉 Así que, aunque Decathlon nos gusta mucho, no queremos picar y venir a casa con más cosas de las necesarias. Esta vez iremos a alguna tienda del barrio.

4. Gorro de natación

Gorro de bebé para matronatación

Fuente: Decathlon

En azul para niños, en rosa para niñas. Ya estamos… ¿No habrá más variedad de colores? 😉

Pero eso sí: un gorro de natación fácil de poner, lavable en lavadora y de esos que no tiran del pelo. Todo esto por un más que módico precio: 2.46€.

5. Calcetines antideslizantes para la piscina

Calcetines antideslizantes de bebé para matronatación

Fuente: Decathlon.es

Perfectos para proteger los pies de los más pequeños y evitar resbalones, tanto dentro como fuera del agua. Me ha quedado una frase de lo más comercial, ¿a qué sí?

Además, estos calcetines para la piscina se ponen y se quitan perfectamente y se pueden meter en la lavadora. ¡Un 10!  Y por 12,95€, que fue lo que creo que nos costaron.

FIN. Este es nuestro equipamiento básico para matronatación. A partir de aquí puedes gastarte lo que quieras y tu economía te permita.

Y ahora la pregunta del millón: ¿a ella le gustan las clases de matronatación? ¡Sí! ¡Le encantan! Se le ilumina la cara cuando le decimos que “hoy es el día de ir a la piscina”. Disfruta tanto en el agua que se podría decir que casi nada sola, con la ayuda de un corcho que le colocan en la espalda para que no se hunda. Es una pasada ver cómo mueve las piernas y los brazos y te sonríe desde dentro de la piscina. Además, comparte tiempo con su papá, y a mí me gusta que se diviertan juntos (vaaaale, también me da pereza depilarme y meterme en la piscina, por eso va él). ¿Se nota que se me cae la baba cuando toca exhibición? Pues sí, se me cae. 🙂

¿Y vosotras? ¿Lleváis a vuestros peques a matronatación o natación, a secas? ¿Les gusta?

P.D. Este no es un post patrocinado. Decathlon no me ha pagado (ni me va a pagar, es la pena) nada por incluir 3 enlaces a su web.