Lo que debemos decir a nuestros hijos

Ya os contaba hace unos días en mi post «Dicen que los niños son como esponjas» lo mucho que me sorprende cómo Pegotito nos imita en todo. Cada cosa que hace o dice es un calco, a su manera, de nuestros actos, actitudes, estados de ánimo y palabras.

Hoy quiero hablaros de esto último, las palabras. Ya lo decía Richard Burton (¿será el actor?):

«Una palabra hiere más profundamente que una espada «

¿A quién no le han dicho alguna vez lo de «Fíjate la hija de Fulanito, lo bien que come, no como tú»? O «Es que vas hecha un desastre, no como la sobrina de Menganito, siempre de punta en blanco». Y el clásico «¡Levántate ya, hombre, que eres un vagueras!» ¿¿Pero por qué?? ¡¡Si es sábado!!

Sobre estas joyitas de frases trata este artículo de Psicologia-online.com al que quiero hacer referencia hoy. Se titula «Lo que nunca, y lo que siempre, deberías decir a tu hijo«. A modo de resumen, debemos reducir (si las eliminamos, mejor que mejor) las veces que decimos lo anterior y fomentar en su lugar los «Te quiero«, «gracias«, «perdóname» y «no te preocupes, lo volveremos a intentar«.

Yo no sé vosotras, pero me parece que se me va acumulando el trabajo con tantas recomendaciones. 😉

¿Qué os parece el listado? ¿Echáis alguna otra frase de más o de menos?