10 criterios personales a la hora de elegir colegio

Criterios para elegir colegio

Y con personales quiero decir eso: personales. Porque, como dijo Ortega y Gasset, “Yo soy yo y mi circunstancia”, que pueden ser (y serán) completamente distintas a las vuestras. O no, quién sabe… 😉

10 criterios personales a la hora de elegir colegio

1. En el primer puesto, la cercanía (de hecho creo que, para nosotros, es el más importante). Somos de la opinión de que al colegio hay que ir andando. Así es como íbamos nosotros y, por ende, así queremos que vaya Pegotito. Nada de recurrir al coche, salvo diluvios universales o ventoleras que amenacen nuestra integridad fisica. 😉

2. En segundo lugar, tema escatológico donde los haya, no quiero que mi hija, que acaba de dejar el pañal (¡Operación pañal casi completada! Os lo contaré otro día), se pase las horas con la ropa mojada porque tenga un escape y nadie del centro albergue el más mínimo atisbo de humanidad para cambiarla. Porque no es lo mismo nacer en enero y ser completamente autónomo a la hora de acudir al wc que haber tenido la poca fortuna (como lo consideran algunos) de ser de finales de año y andar más apuradillo en lo que al control de esfínteres se refiere.

Hay coles en los que hay una persona del AMPA que se ocupa de estos menesteres o en los que los propios profesores echan una mano (o dos) si llega el caso. Y otros en los que no se las manchan para limpiar las mierdas de los demás.

3. Ahora nos ponemos reivindicativos 😉 Escuela pública: de todos para todos. Preferimos que, en la medida de lo posible, nuestra hija vaya a un colegio público, con sus cosas malas y sus cosas buenas, representativo de la diversidad que se va a encontrar en la vida.

4. Llevar a Pegotito a un cole con una trayectoria consolidada a lo largo de más de una, dos o tres décadas, nos da confianza. Sobre todo si se trata de un centro en el que han estudiado familiares y vecinos de toda la vida, gente honrada, trabajadora y buenas personas, para nosotros lo más importante.

5. En cuanto al modelo educativo, nos gusta la educación por proyectos, mucho más creativa que lo que se estilaba en mi época: con el libro de texto y las fichas todo el día a cuestas. Nos parece mucho más enriquecedor y motivador para todos, padres incluidos. Porque nos tocará aportar nuestro granito de arena y eso, amigas, nos gusta. ¡Nos encantará que nos hagan partícipes de la vida colegial de Pegotito! 🙂

6. ¡Hombre, el bilingüismo! Con él hemos topado… Nos parece importante, y mucho, que comience a familiarizarse con el inglés desde ya mismo (en casa hacemos lo que podemos). Pero claro, el modelo típico de aproximación al idioma anglosajón que se trata de imponer desde la Comunidad de Madrid no nos convence nada de nada. Así que no es nuestro requisito más relevante a la hora de elegir colegio. Lo sitúo en sexto lugar por no ponerle en el décimo, por el qué dirán… 😉

7. El horario ampliado. Supongo que tendremos que recurrir a él en algún momento. Porque teniendo en cuenta que la mayoría de los colegios no abren sus puertas hasta las 9 o 9:30 h y hay que llegar al trabajo después, a ver qué hacemos  con nuestra criatura…

8. La comida del comedor. En principio serán los abuelos de Pegotito los que se ocupen de recogerla a mediodía y darle de comer, pero nunca se sabe lo que puede ocurrir en un futuro. Y dado que prácticamente todos los colegios cuentan con comedor escolar, lo que más nos preocupa es la comida: que se prepare allí cada día y la procedencia de los alimentos, así como que el menú sea equilibrado y no se recurra a los fritos a diario son temas que, como padres, nos traen de cabeza.

9. Las clases extraescolares. No somos partidarios de apuntar a Pegotito cada día a una actividad. Y menos al principio, con 3 años. Creemos que a ciertas edades lo que tienen que hacer es jugar en el parque, con sus padres y amigos. Pero, sinceramente, necesitamos contar con una oferta de actividades extraescolares variada, divertida y económica para, llegado el momento, poder elegir y que ella también manifieste sus preferencias.

10. El horario escolar. Conocemos muy pocos colegios, por no decir uno o ninguno, en los que la jornada sea continua y los peques no tengan que volver a las clases por las tardes (lo que, como madre, me parece regular. Vale que es muy complicado conciliar vida laboral y familiar, pero con 3 años son muy pequeños para dejar de dormir siesta). Así que, como esto es más una imposición que una opción, situamos este criterio en décimo y último lugar. 😉

¿Qué otros criterios son importantes para vosotras a la hora de elegir colegio?