Dicen que los niños son como esponjas

Dicen que los niños son como esponjas, y yo no puedo estar más de acuerdo.

Siempre había escuchado (y estudiado) eso de que los niños aprenden por imitación, que hacen todo lo que ven, bla bla bla. Y ahora que soy madre estoy alucinando con las cosas que hace Pegotito que, sin duda, ha aprendido de mí y de su padre. Así que entre “tatá” (papá) y yo, hemos elaborado esta lista de imitaciones 😉

  1. Se limpia los mocos o la baba con un clínex o una servilleta.
  2. Sopla cuando se va a llevar algo a la boca, por si quema
  3. Da de comer y de beber a sus muñecos
  4. Enciende y apaga la tele con el mando a distancia
  5. Usa el mando como teléfono y tiene unas conversaciones de lo más entretenidas
  6. Sube los hombros queriendo decir “no sé”
  7. Intenta ponerse los calcetines, los suyos y los míos
  8. Dice “humm” cuando se mete algún bocado de comida en la boca
  9. Sube y baja la cremallera del abrigo
  10. Baila cuando escucha cualquier música (incluyendo los anuncios de la tele)
  11. Emite los sonidos de los animales que le enseñamos
  12. Se lleva las manos a la cabeza cuando tira algo en plan: “¡La que hemos liado!”
  13. Guiña los ojos cuando me ve hacerlo a mí. Soy miope y a veces tengo que hacerlo cuando quiero leer algo. 😉

En resumen, tenemos a nuestra disposición una potente arma para fomentar distintas actitudes y comportamientos en nuestros hijos. Tengamos cuidado con ello. Porque, sin duda, terminarán haciendo lo que ven en casa. 😉

¿Qué es lo que vuestros peques han aprendido de vosotros?