¡Hasta las pelotas!

Enfado

¡Estoy enfadadísima! No con mi hija, ni con mi chico, ni con nadie que conozca. Estoy cabreada con el dueño de un coche que siempre aparca encima de la acera por la que voy con Pegotito y el carro, así que siempre (es igual que sea por la mañana, por la tarde, por la noche, laborables o festivos) me toca bajar un bordillo súuper alto, invadir la carretera y luego volver a subir.

¿Es que no se da cuenta el susodicho (o susodicha) de que no se puede aparcar en la acera? Ya no solo por los carritos de bebé, sino también por las personas que van en silla de ruedas (en nuestra comunidad de vecinos hay un chico) o por las invidentes. Grrr… No sé si estas cosas se podrán denunciar o algo así, pero es que me dan ganas de hacer una foto y enviarla a algún sitio. Tapando la matrícula, claro. ¡No soy tan mala!

Bueno, pues ya me he desahogado, ale. Que paséis buena tarde. 😉