¿¿Peerdoonaaa?? De mentiras y chantajes

Sé que Alma de mami esbozará una sonrisilla de felicidad cuando vea el título de mi post. Y es que, por si no conocéis la iniciativa  ¿¿Peerdoonaaa??, os diré que fue idea de la mamá de Pichí que, harta de tener que escuchar ciertos comentarios memorables por parte de amigos y conocidos en relación a su forma de crianza, decidió comenzar a desahogarse con su comunidad blogueril. Porque, ¿quién no ha sentido ganas de decir eso de ¿¿Peerdoonaaa?? en determinadas situaciones? Desde luego, es lo menos grosero que se me ocurre, ¿o no? 😉

El caso es que ya estaba tardando yo en contribuir a la causa, con la sarta de tontunas que se escuchan cada día en cuanto te conviertes en madre. Y hoy me lanzo, aunque los sucesos a los que haré referencia se remontan a un par de semanas atrás. Pero es lo que tiene la indignación, que dura y dura, como las pilas Duracell. 😉

Os pongo en situación…

Lugar: mi casa.

Acontecimiento: merienda informal con familiares.

Fecha: no la recuerdo exactamente, pero era Navidad. Lo sé porque nuestro árbol estaba perfectamente colocado.

El suceso aconteció tal y como sigue…

Aprovechando la coyuntura y el tumulto que puede haber en un pequeño salón con siete personas, dos de ellas de dos años de edad, Pegotito se dirige hacia el árbol de Navidad y comienza a intentar quitar varias bolas, mientras me mira por el rabillo del ojo:

– Pegotito, ya sabes que no puedes tocar las bolas del árbol porque, si no, se pone triste.

Y, de repente, una voz acompañada de una cara del tipo “qué-pena-me-da-lo-que-acabas-de-decir-me-pareces-la-peor-madre-del-mundo”, me espeta en riguroso directo y delante de todo el mundo:

– ¿Sabes? No me gusta mentir a mi hija. No me parece bien. ¿Por qué no le explicas que no puede tocar las bolas porque el árbol se puede caer? ¿Qué opinas?

A continuación siguió un silencio sepulcral…

¿¿Perdonaaa? Comentarios sobre crianza

¿¿Peerdoonaaa??

Esto…, ¿qué? ¿Ein? ¿Me hablas a mí? Ay, amiga, con lo bien que nos llevamos, no me toques las narices…

Y pasado ese silencio, que aproveché para recomponerme, esgrimí mis razones:

1. Pegotito es un torbellino, como cualquier otra niña de 2 años. Lo toca todo, desafía los límites y, por eso, pasa completamente de todo lo que le digo. De hecho, si le explico que el árbol puede caerse por tocarle las bolas, seguramente quiera experimentar la situación. Y, sencillamente, no quiero que se le caiga encima. Además, en esta casa nos tomamos muy en serio la inteligencia emocional y los sentimientos van a misa.

2. Sí, la miento, si quieres denominar así a las pequeñas mentirijillas que le suelto de vez en cuando para que su existencia sea un poquito más feliz. ¿O no vino Papá Noel a tu casa a traer juguetes a tu hija? 😉

3. También la chantajeo. ¡Uuuuuuhhh, soy una mala madre! Le digo que si no merienda no vamos a la calle o que si quiere cenar tiene que ayudarnos a poner la mesa. Y no creo que le esté causando un trauma.

4. Y, por supuesto, chillo, grito y hasta me tiro al suelo y pataleo. Porque mi paciencia tiene un límite y las rabietas me superan. Sí, las madres somos humanas. 😉

Después del encontronazo, la relación con mi cuñada (lo confieso), no se ha visto para nada resentida, aunque me suelte estas perlitas. Quizá en algún momento a mí se me haya escapado algo con alguna persona, no lo sé. Pero de lo que sí estoy segura es de que me cuido, y mucho, de expresar mi opinión delante de una madre, a no ser que me la pida. Porque la forma en la que crías a un hijo es personal e intransferible. ¿O no?

Venga, ¿os animáis a contar vuestros ¿¿Peerdoonaaa?? A mí me ha encantado, así que repetiré. 😉

 

 

20 comentarios en “¿¿Peerdoonaaa?? De mentiras y chantajes

  1. Bueno, bueno, me hacen los ojos chiribitas!! jajaja me encanta que te hayas unido a los ¿¿peerddooonnaaaa?? jajaja entre la maternidad y las navidades se da el punto perfecto para multiplicar los artículos de esta sección jajaja.
    En mi opinión la gente se cree con derecho a opinar, darte su opinión y a ser posible delante de tu retoño desde que el espermatozoide fecunda jajaja Yo la verdad que me lio menos “el árbol no se toca porque se cae, te puedes hacer daño” en fin, lo típico, pero si en tu casa se pone triste pues se pone triste jeje y qué manias con desautorizar a la madre. Es lo maravillosos de esta sección que una vez que lo escribes parece que el resquemorcillo va a menos, es una buena terapia!!

    Un besote!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Jajajajajaja! Perdona que me ría pero…. juas! En serio decirle eso a una niña es ‘mentir’? Pues yo soy la peor monitora de campamento del mundo, que organicé una asamblea con los peques para explicar porqué es importante tirar de la cadena: ‘Cuando el sr. Mojón nos saluda desde la taza, debemos decirle adios y tirar de la cadena porque si no, el sr. Mojón, se seca y se muere’….. Oye, mano de santo! No hubo más quejas del personal de limpieza y los peques se lo recordaban unos a otros porque es muy triste dejar morir al sr. Mojón.

    Conclusión: cría como quieras y cuando te suelten alguna de estas…. lo pones en la sección “¿¿¿Perdonaaaaa???” y nos echamos unas risas todas xD.

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 2 personas

  3. Ains, de verdad, que buscamos traumas y problemas donde no los hay… Seguro que a tu hija le quedan secuelas por semejante mentira… Si es que la gente no sabe darse un punto en la boca cuando le corresponde! Esta sección da para muuuuucho!!!! Ánimo!

    Le gusta a 1 persona

  4. Creo que el “perdooonaaa?” más repetido en mi caso ha sido relacionado con la lactancia. De esos de “aún toma pecho?”, “lo que tiene es vicio”, “esta niña hace lo que quiere”, “esta niña va a acabar con su madre”, etc. Todo esto en presencia de la niña, cómo no!! Hay personas a las que les gusta opinar y juzgar y tienen un pero para todo. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  5. ¡Qué empeño de la gente en abrir la boca donde no se les llama! Más a la familia, creern que por tener el título de “familia” están en toda su obligación de opinar. ¡¡¡Señores, no!!! No opinen donde no se les solicita. ¿Y que hay de malo con crear un poco de fantasía a un niño? Ya bastante tendrá solito desifrandola realidad del mundo en que vivimos. Déjenlos ser niños que sera una etapa que no regresará. Los niños fantasean, sueñan y creen en muchas cosas que lamentablemente los adultos dejamos de creer. Ojalá tuvieramos mentalidad de niños para muchas cosas hoy en día. Además, para mí un árbol son adornos se ve mas triste que con ellos. Así que no hay mentira alguna en tu comentario. ☺️ Me gustó tu entrada. A ver si me animo hacerla un día. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Jajajaja me encanta lo de no hacerle daño al árbol!!
    Lo más gracioso es que la gente que se te queja, luego no soporta que se le quejen. Mis cuñadas odiaban que la gente les hiciera comentarios sobre sus hijos, pero ahora ellas no dejan de hacérmelos a mi. Igual os cojo la idea del ¿¿¿¿Peerdoonaaa???.

    Le gusta a 1 persona

  7. jajajajajaja me ha encantado tu perdonaaaa???? Bueno esto es lo de siempre lo que una hace por convicción otra cree que eres lo peor! A nosotros la ultima perla de mis cuñados ha sido cuestionar la escuela donde queremos apuntar a la chloe el año que viene… y yo me pregunto sin tener hijos como te permites opinar sobre ciertos temas???? EN fin, en este mundo muchos, hablan por hablar!

    Le gusta a 1 persona

  8. Pingback: Botellas de cristal aptas para niños | Diario de una mami

Seguro que tienes algo que decir. ¡Adelante!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s