Operación “paso a su habitación y dormir en su cama”

En verano comenzamos a hablar seriamente de pasar a Pegotito a su habitación. Mi marido (¡qué raro se me hace llamarle así!) lo había ido dejando caer desde hacía algunos meses y yo le daba largas argumentando que dormíamos de maravilla los 3 en nuestra habitación (Pegotito en su cuna), que para qué quería fastidiarlo, que mejor esperábamos hasta después del verano, cuando Pegotito cumpliera los 2 años, bla, bla, bla… Además, la que se iba a comer el marrón era yo, que soy su objeto de apego, parece ser. Y no me apetecía ponerme manos a la obra.

Así que comenzamos a mirar camas, para ir adelantando tarea. A mí me encantaban las camas infantiles de Ikea, las pequeñitas, mientras que a él, mucho más práctico que aquí la menda, le tiraban más las normales, las de toda la vida. ¿Adivináis cuál decidimos comprar finalmente? 😉 Si es que, tiran más dos tetas… XD XD

No, fuera de bromas, valoramos pros y contras de ambas opciones, teniendo en cuenta que la habitación de Pegotito es chiquitita, como ella, y al final nos decidimos por la preciosidad de la cama Kritter de Ikea, más conocida como “la de las ovejitas”. Además, a ella también le gustó cuando la llevamos como conejillo de indias a que probara todas las camas de la tienda. 😉

Cama infantil KRITTER de Ikea

No me digáis que no es molona. 🙂

Pros de las camas infantiles de Ikea

  • Se adapta perfectamente al hueco disponible en la habitación de Pegotito, de reducidas dimensiones. Una cama de 1.80 o 1.90 de largo nos comería demasiado espacio, lo que también ocurre con las extensibles de Ikea.
  • Los niños pueden bajar y subir a su antojo. Que tienen sueño, p’arriba. Que se despiertan por la noche y quieren bajar, p’abajo. Y no tienen amagos suicidas de tirarse.
  • Es bajita, con lo cual el castañazo en caso de caerse es menor.
  • Es una cucada.

Contras de las camas infantiles de Ikea

  • En un futuro habrá que cambiarla. Aunque, vete tú a saber lo que ocurre en un futuro. Igual nos toca la Loteria de Navidad y nos vamos a vivir a un pueblecito donde cultivemos nuestra propia comida, a una casa enorme con jardín. 😉 O nos da por aumentar la familia y tenemos que cambiarnos de habitación para que los dos peques compartan espacio. O qué sé yo… El futuro es taaan incierto…
  • El colchón, el protector del mismo y las sábanas bajeras tienes que adquirirlas en Ikea, ya que el tamaño de la cama no es el convencional, sino 70×160 cm. Tampoco es para tanto. 😉 Nosotros nos decantamos por el mejor colchón para este tipo de camas, uno de látex, y el resto es baratito. Eso sí, edredones adaptados a esa medida no hay. Os vale con uno estándard. Y si queréis sábanas encimeras, podéis comprarlas de cama de 90 y remeter. Tampoco vamos a ponernos tan exquisitos. 😉

A fecha de hoy, diciembre de 2015, aún no nos hemos metido de lleno con la operación “paso a su habitación“. Y lo que es más, según mi santo esposo, hemos ido hacia atrás, como los cangrejos: ahora colechamos los 3 en una cama de 1.35 cm, como cuando era un bebé.

Porque, desde hace un tiempo, Pegotito no quiere dormir en su cuna. Profiere unos chillidos espantosos cuando voy a meterla y me dice “mamá, quiero dormir a cama gande”.

En lo que respecta a la cama chiquitita, como la denomina ella, de nada me han servido las fundas nórdicas chachi-guays que compré, con hadas una y flores de colores la otra. Y me temo que tampoco harán su función las 1000 (sí, habéis leído bien) estrellas luminosas para pegar en el techo o la luz quitamiedos con forma de luna. Es tumbarla y tumbarme con ella (ay, madre, un día me cargo la cama) mientras le explico que tiene que dormir ahí porque ya es una chica grande y comenzar a hacer unos pucheros que se transforman en un llanto irrefrenable en un par de segundos.

Porque con mamá y papá se duerme mejor, le doy la razón. 🙂 Y a mí me gusta. Me encanta que se pegue a mí y me dé calorcito, sentir su respiración y que se despierte y me abrace. Pero qué queréis que os diga, a veces, en mitad de la noche, sus piernas y brazos se descontrolan y… ¡Sálvese quien pueda!

Nos hemos puesto como tope las Navidades para comenzar a intentarlo. Sinceramente, la operación está abocada al fracaso. No es cuestión de ser o no ser pesimista. Pegotito está en una fase de apego excesivo hacia mí y sé que no quiere separarse.

Y a mí me da pena, en parte. Porque ya no es un bebé, sino una niña de 2 años. Porque pienso que se irá a su habitación por su propio pie, cuando esté preparada, sin prisas y sin disgustos. Y porque la tendré lejos, a uno o dos metros de distancia, quizá menos, quizá más, se me da fatal calcular estas cosas.

Os mantendré informadas de cómo se van desarrollando los acontecimientos. ¿Alguna recomendación?

 

 

 

 

23 comentarios en “Operación “paso a su habitación y dormir en su cama”

  1. Sorry.. No puedo ayudar. El mio sigue con nosotros Jajaj. En parte porque ambos queremos y tampoco hemos intentado que se vaya . El sabe que tiene su habitación y su cama pero pasa del tema. Tiene una camita pequeña en la nuestra y ahí es donde duerme.. Sin planes aún de que se vaya, que haga lo que quiera jaja.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo tampoco puedo ayudar porque no tengo experiencia y mi madre comenta que es que ella me tenía fuera de la habitación de matrimonio desde los 6 meses. Ella me dice que estableció una rutina del siguiente modo:

    – Primero: desnudar niña haciendo el payaso (tiro de los pantalones y hago como que me caigo). La niña (esa era yo) se monda. <—- Esta parte la recuerdo.

    – Segundo: lectura de media hora de cuento, conmigo acurrucada encima. <— Esta parte también la recuerdo.

    – Tercero: que mi padre viniera otra media hora a contarme un cuento inventado, generalmente de la araña Matilde (gran personaje de mi infancia). A los 15 minutos caía cual ceporri.

    – Cuarto: si me despertaba alguna vez (que ocurría) dice que se levantaba y me acompañaba un rato hasta que me volviera a dormir pero que nunca me llevaba a la cama.

    – Quinto: el fin de semana, por la mañana, se podía jugar con los papis en la cama grande un rato antes de levantarnos todos.

    De su método extraigo el no hacer un drama a la hora de dormir. Normalizarlo. Pero claro, yo estaba 'acostumbrada' así desde muy pequeña. Y cada niño y familia es un mundo. Mi madre es pedagoga pero me dice que no hay método infalible. Que hay que ir buscando truquillos para que la peque se adapte y que cada peque tiene su resorte secreto.

    Suerte!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola!! Emma lleva durmiendo en su habitación desde los 5 meses, al principio me dio mucha pena pero nosotros creíamos que era mejor así. Cuando se despierta por la mañana o cuando le cuesta dormir sí que la metemos en nuestra cama.
    Yo creo que cada padre debe hacer lo que crea mejor para sus hijos y si estáis bien los tres juntos no hay problema, cuando Pegotito quiera y esté preparada seguro que se cambia a su habitación

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola!! Emma lleva durmiendo en su habitación desde los 5 meses, al principio me dio mucha pena pero nosotros creíamos que era mejor así. Cuando se despierta por la mañana o cuando le cuesta dormir sí que la metemos en nuestra cama.
    Yo creo que cada padre debe hacer lo que crea mejor para sus hijos y si estáis bien los tres juntos no hay problema, cuando Pegotito quiera y esté preparada seguro que se cambia a su habitación

    Le gusta a 1 persona

  5. Siento no poder ayudar. Mi pichón sigue con nosotros en el dormitorio. Él tiene su habitación pero duerme con nosotros. Pienso que cuando quiera irse, se iré. Tampoco nos molesta, aunque hay noches un poco “tetris”, no nos engañemos jjj.

    Creo que es importante respetar sus ritmos. Si está muy apegada ahora a ti, lo veo complicadillo. Pero tiempo al tiempo.
    Puedes hacer que empiece por dormir ahí las siestas. Puedes quedarte con ella hasta que se duerma. Pero explícale que cuando se duerma te irás y si se despierta y te llama, irás en un periquete. Si no, puede que se asuste al no verte.

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • Empezó a dormir ahí las siestas (después de comer se queda sopa enganchada a la teta), pero me dio la impresión de que se liaba entre la cama y la cuna, por comentarios que hacía y tal, así que reculé. Y ahora, que necesito que duerma al menos 2 horacas de siesta para currar yo en el ordena, recurro a la cama grande.
      Pero, por la noche, es otro cantar. Mama primero, pero después tiene que conciliar el sueño por ella misma.
      No, si yo le explico que voy a tumbarle en su camita, que es muy calentita y cómoda y que yo me quedo en el suelo hasta que se duerma, pero no me da opción a más. Empieza a berrear de una forma exagerada.
      En Reyes le vamos a comprar libros de cuentos, a ver qué tal se nos da.

      Me gusta

  6. Ay, si le cuesta tanto y a ti tampoco te apetece, por qué sacarla de la habitación si a todos os gusta dormir juntos? La verdad es que los míos duermen en sus habitaciones y desde pequeños, pero cuando han querido siempre han podido venir a nuestra cama. Ahora, cuando se despiertan Niño quiere que vaya a su cama, y Niña quiere irse a dormir al sofá. Y no es plan de ponerse a discutir a esas horas! No sé, valorad qué os funciona mejor y con qué estáis más cómodos y a partir de aquí decidid!

    Me gusta

  7. Parece que aqui todos compartimos habitacion con nuestros peques!! jeje si es que cuando estamos todos a gustito y ellos no se quieren ir y nosotros tampoco queremos que se vayan pues así nos quedamos :(. Para mí es más cómodo tener a Pichí al ladito en la cuna y cuando protesta una o dos veces de noche para pedir pecho me la paso a la cama y luego vuelvo ahacer trasvase. No me veo yendome a otra habitacion. LA camita es una cucada, ya veras como prontito le apetece utilizarla!! Animo!!

    Le gusta a 1 persona

  8. Puuff esto es una de las cosas que me tira para atrás de colechar, luego como los haces dormir en su cuarto y en su cama jejejejejeje es todo una odisea, pero bueno le puedes decir que te quedas con ella hasta que se duerma, o darle un premio si duerme en su cama, no sé jugar con los premios suele dar buenos resultados.

    Espero que no sea mucho trajín y en poco esté durmiendoo en su camita super cuuki ejejejje Besitooss

    Le gusta a 1 persona

  9. Pingback: Operación “paso a su habitación y dormir en su cama” (II) | Diario de una mami

  10. Muy buenas,

    Nosotros tuvimos una cama de estas para nuestra hija y las sabanas eran enormes. Para cama de 90 de toda la vida. Por eso, cuando fundamos nuestra tienda online de ropa de cama infantil nos propusimos tener ropa de cama para estas camitas y, tras una odisea, ya es una realidad.

    Por si interesa, es http://www.enzinastore.com y ya tenemos sábanas, sacos nórdicos, sábanas de seguridad… Ojalá las hubiésemos tenido cuando nos hizo falta.

    Un abrazo.


    Elena Rodríguez García
    http://www.enzinastore.com

    Me gusta

Seguro que tienes algo que decir. ¡Adelante!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s