No soy mujer de piscina

Todos los años igual. Llega el odioso, horrible, pegajoso, asqueroso (¿sigo?) calor y comienzan las invitaciones piscineras:

– A ver si quedamos algún día. ¿Os venís a la piscina?

– Venid a la piscina cuando queráis, ¿eh? (no, si el problema es que nunca quiero)

– ¿Por qué no os pasáis una tarde por nuestra piscina?

– Podíais venir un día a la piscina. ¡Se está genial!

Iría, claro que iría, si no fuera por un pequeño detalle…

¡No me gustan las piscinas!

No me gustan las piscinas

Ahora que Pegotito está en el mundo, me machacan hasta la enésima potencia:

– ¿Por qué no la lleváis a la piscina?

– Podíais venir una tarde, sobre las 5. En nuestra urbanización hay piscina de niños y se lo pasan genial. Da el solecito (¿cómorrrrr? ¿Ponerme bajo el sol de la Toscana, digo Madrid, un mes de julio a las 5 de la tarde?).

– ¡Dile a tu madre que te lleve a la piscina! (esto se lo espetó un ser que no conocemos de nada a Pegotito un día por la calle).

– Es que no le das verano a la niña… (frases que llegan al alma y la acuchillan. Como si el verano fuera sinónimo de piscina y de nada más. Ni de playa, ni de montaña, ni de río, ni de pasar más tiempo en la calle, ni de cenar en terrazas, ni de hacer excursiones…).

¿No hay otra cosa que hacer en verano? Es como si en invierno me pongo a invitar a todo quisqui a una sopa:

– ¿Por qué no quedamos en mi casa y os preparo una sopa?

– Podíais traer a vuestro hijo a comer sopa mañana por la tarde.

– Cuando queráis venid a casa y comemos lo típico que se come en invierno y que me da igual si te gusta o no porque te lo pienso poner en el plato y te lo meto por vena si hace falta.

Llamadme rara, aburrida, anticuada, bla, bla… Pero no me gustan y punto. No me gusta el cloro, odio que se tiren a boooomba y me salpiquen, me repatea que vaya el típico buceador y arremeta contra ti y, por supuesto, huyo del sol.

¿Y la playa? La playa sí, pero solo un ratito. A la hora de estar allí me aburro como una ostra. Y que sean cántabras, por favor. O las del Atlántico también me valen. Playas donde no tengas que madrugar para poner la sombrilla y donde dispongas de espacio suficiente para tender la toalla y no comerte el codo del tipo que está a tu lado.

Sí, Pegotito ha ido a la piscina este verano por primera vez y le encanta. Pero eso sí, mucho más tarde de las 5 y con sombra asegurada. Se lo pasa pipa con su padre en el agua. Porque yo prefiero verles desde el césped, sin que me salpiquen. ¿Llegará el día en el que tenga que meterme? Quizá. Pero de momento, veo los toros desde la barrera. 😉

13 comentarios en “No soy mujer de piscina

  1. Ayyy yo si que soy 100% de piscina. Mas que nada porque en el pueblo no abundan las opciones. Vamos a diario, de 12 a 16.00, solemos comer allí, y luego venimos a casa, el duerme la siesta, yo trabajo, y por la tarde hacemos otras cosas como ir al parque, a la plaza, al prado etc. Pero por la mañana, piscina. He de decir que eso es desde que soy madre, porque antes de serlo, creo que no había pisado una piscina mas de 3 veces en mi vida, ni de pequeña.

    Le gusta a 1 persona

  2. A mi me encanta la piscina, lo que odio mucho es la playa, la sal del agua que escuece en los ojos, las algas, que pueda haber medusas, luego la arena que te toca un poco y pareces una croqueta, en fin un asquito, y a mi todos los años la gente me dice lo mismo que a ti, ay podíamos quedar para ir a la playa, por qué no vamos un día de estos a la playa…y yo siempre que no que no y que no, pero este año hace tanta calor que he decidido ir a la playa, aunque no me guste, prefiero estar en remojo dos horas que en casa sudando como un pollo, eso si voy tardecito, sobre las 7 o así que no pega casi el sol ejejejej 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Jajajjaa a ver que hay gustos para todo y si no te gusta pues no te gusta y punto. Me imagino que debe ser un tostón que siempre te hagan la misma invitación y la misma pregunta. Yo sí que los llevo a la piscina, a la de la zona comunitaria y si coincidimos con los vecinitos, juegan y lo pasan muy bien. Y al menos los tengo entretenidos la tarde. A la playa vamos el fin de semana, porque ahí ya no me atrevo a ir sola, cargada hasta los topes y con los dos peques, no no, bajar de casa está bien y si necesito algo subo a buscarlo.

    Le gusta a 1 persona

  4. pues cuando quierass te invito a mi psicina jajajajaj yo me lo estoy pasando en grande gracias a la piscina y doy gracias por tenerla cerca porque sino, no se que haríamos en casa!!!! de todas maneras, si no te gustan, no te gustan! yo es que soy muy acuática de siempre!

    Le gusta a 1 persona

  5. Pingback: Vacaciones de verano en tierras cántabras. O la primera vez que Pegotito vio el mar | Diario de una mami

  6. Pingback: Equipación básica para matronatación | Diario de una mami

Seguro que tienes algo que decir. ¡Adelante!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s