Mañana, revisión de peso

Desde que mi pegotito nació han estado controlando su peso. Como os dije, nació con 35 semanas y 2,115 kg. No fue un peso muy, muy bajo, teniendo en cuenta que hay bebetines más prematuros que llegan a este mundo con medio kilo o kilo y poco. Pero como no comía mucho al principio (motivo por el cual tuvo que estar unos días ingresada en neonatología), cada mes hemos ido a pesarla.

No es una niña que esté rolliza, aunque tampoco está en los huesos. Nunca me ha importado, ni a su pediatra ni enfermera, que estuviera fuera de los (odiosos) percentiles, sino que fuera cogiendo peso a su ritmo y que estuviera sanota. Pero es que llevamos varias revisiones que coge muy poquito. Lo achacamos a que ha ido encadenando infecciones en los últimos meses (una gastroenteritis súper heavy, una bronquiolitis, algún que otro virus intestinal…) y claro, la pobre no come igual. ¿Quién se mete un plato de lentejas cuando está malo? ¡Ni Falete!

Total, que mañana tenemos que pesarla. Y me estoy empezando a agobiar. Tanto que no sé si entraré en la consulta o dejaré que entre su papá solo. Es que me están asaltando dudas de si seré yo la responsable, de si es que no le doy bien de comer, bla, bla… Esa costumbre que tenemos las madres de echarnos la culpa de todo, pero que no puedo controlar.

Es que en la revisión del año, justo después de haber tenido la gastro, el pediatra tras pesarla me dice: siéntate aquí y dime qué come la niña. Yo me quedé muerta, porque además lo dijo con un tono que pensé: “Ahora mismo me cambio de pediatra”. Y luego dijo: “Ah, es verdad, es que ha estado con gastroenteritis”.

Dejando a un lado los kilos, ella está estupenda, dando sus primeros pasos, con unos dientes que parece un ratón y siempre sonriendo.

En fin, mañana será otro día… 😦

2 comentarios en “Mañana, revisión de peso

  1. Ay, como te entiendo. No hay nada que pueda decirte para que no sufras ahora mismo. Pero te diré algo para el futuro, aunque lo entenderás cuando estés en este punto. Se espera que los bebés estén rollizos, que te voy a contar, si no lo están todo son miraditas, comentarios sobre si le pasa algo al niño, a mi me preguntaban si había nacido prematura y en nuestro caso no había sido así, detrás de eso había un pensamiento machacante, “está demasiado delgada”.
    Pues resulta que a partir de los 18 meses o así, cuando ya casi todos caminan o corretean, nosotras tardamos más pero bueno, ya pueden estar delgados, es curioso, la gente empieza a verlo bien aunque estén igual de delgados, ya lo verás, cosas inexplicables de nuestra sociedad. Ahora cuando comentó que mi niña es delgadita, la mayoría de la gente se sorprende y dice: ¡qué va! Aunque siendo la niña más delgada de todos y todas las que nos rodean. Ya no queda nada para que la sociedad te machaque y puedas quitarte este peso de encima, ya lo verás. Un abrazo fuerte.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tus palabras, Soraya.

      La verdad es que es muy machacante, sí. Tienes que aprender a hacer oídos sordos y a responder con una sonrisa cuando te dicen: “¿Qué tiempo tiene, 9 meses?” “No, tiene ya 14″…

      En fin, la publicidad de niños rollizos hace mucho daño… :S

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Seguro que tienes algo que decir. ¡Adelante!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s